Nuestra Tradición, Tu Arandas

Mi padre, José Camarena, era el mayor de siete hermanos. Cuando mi abuelo no podía llegar a fin de mes, se esperaba que compartiera las cargas financieras de sus padres.

At the unsullied age of six, he began to sell chiclets (gum) in the precarious streets of Mexico City.  Words cannot describe the sadness that fills my heart to think of such desolation, even today. This post sponsored by muchbetter-casinos.ca and we recommend to visit them!

Quince años después conoció a mi madre, Silvia, una enfermera que trabajaba como voluntaria en la sala de emergencias de la Ciudad de México. Pasó su vida ayudando a criar a sus hermanos, yendo a la iglesia y ayudando a personas menos afortunadas que ella. Realmente creo que ella era su ángel. Ella le enseñó a leer y escribir, pero lo más importante es que le enseñó que la familia es amor. La familia estaba cenando junta, estaba celebrando fiestas de cumpleaños, eran recuerdos compartidos.

Ellos se casaron en 1977.

En 1978, emigraron ilegalmente a Chicago. Ninguno de los dos hablaba inglés, pero mi padre logró encontrar trabajo. Mientras estaba en Chicago, mi madre se puso de parto con mi hermana mayor. Una mujer caucásica ayudó a mi madre al hospital. A pesar de la barrera del idioma, ambas mujeres le dieron la bienvenida al mundo a mi hermana. Está claro que los actos de compasión no necesitan subtítulos. Mi madre honró la amabilidad de la mujer al nombrar a mi hermana mayor como ella. Lizbeth.

En 1979, se mudaron a Houston.

En 1981, mis padres empeñaron todo lo que tenían para abrir su primera Taquería. Mi padre nos contaba la historia de cómo le pidió a su primer cliente que pagara por adelantado para poder cruzar la calle corriendo y comprar más comida para cocinar. Ese es uno de mis favoritos. ¡A partir de entonces la Taquería fue un éxito! Mi padre llamó a mis abuelos y les dijo que fueran a Houston y trajeran a sus hermanos.

Bajo el liderazgo de mi padre, la familia Camarena abrió una segunda Taquería. Más tarde, cuando mis tíos comenzaron a casarse, mi padre investigó, negoció e incluso financió sus negocios. A principios de los 90, mis padres habían logrado crear un estilo de vida para la familia de mi padre y para nosotros. La vida era casi perfecta.

It wasn’t until 2001 that my parents became US residents.  In 2006, they finally became citizens of the United States of America.  I remember the day my parents became citizens. My father cried for the second time in his life, hugged my mother, and told us, “we made it, we finally made it”.

My sisters and I have been brought up with remarkable stories of struggles and triumphs.  We have been brought up with an unwavering commitment to fight and hard work.  Even though we were fortunate enough to be born American citizens. We have been marked by the story of their perseverance.  My father’s resilience and my mother’s compassion have defined who we are and how we will continue to serve others.